• blog

    5 Lecturas fáciles e inspiradoras que expandirán tu mente

      El otro día, en medio de la vorágine de mi comedor, entre juguetes, pañuelos de mocos, zapatos varios y perseguida por mi veintidósmesino gritando mama, mama, mama, mama, cerré los ojos, respiré hondo y solté ¡Quiero irme al caribe! Mi niño me miró, se quedó callado un momento, contestó: mama, mama, mama, y seguimos con lo nuestro.   Más…