blog

Transformarse en super guerrera

Con:

 

6 años: varios niños de mi clase empujando la puerta del lavabo en el que está mi hermana de 3 años. Ataque de rabia y fuerza sobrehumana para embestirlos a todos.

 

7 años: viendo una peli en clase. Niños burlándose de mí (solo de mí) acusándome de hacer manitas con un niño. Sensación de humillación, lloros, rabia.

 

4 y 7 años: mi hermana y yo haciendo pipi en el minúsculo váter de un bar, viene un hombre con el pene en la mano y entra en nuestro váter. Le empujo y bajamos corriendo las escaleras hacia la salida, gritando, llorando. Fuerza, rabia, miedo.

 

9 años: mi primer novio, qué emoción. Pero duramos dos días porque otro niño «me quiere» y me persigue para tocarme el culo hasta que lo consigue. Cuando mi novio se entera me deja, indignado. Yo por mi parte indignada con él ¡pero si yo no quería, yo lo intenté evitar al máximo! y con el otro: ¡déjame en paz! ¡deja mi cuerpo en paz!

 

10 años: de excursión en el museo. Hace calor, me quito la camiseta quedando en top (como las Spice Girls) un top deportivo, sin más (ni siquiera tengo tetas aún). Comentarios como puta, etc. de mis compañer@s y mis propias profesoras me ridiculizan y me hacen volver a ponerme la camiseta larga encima. Rabia, tristeza, frustración, injusticia.

 

10 años: me compro zapatos de plataforma (como las Spice Girls) en Francia, como mis primas. La moda tarda unos meses en llegar a España, así que me llaman puta. A los pocos meses todas las niñas de mi clase llevan plataformas. Relajación. Dudas…

 

11 años: me pongo un piercing en la nariz (como las Spice Girls), también soy la primera o de las primeras del instituto. Puta y Loca. Al cabo de un tiempo todas se empiezan a poner piercings por toda la cara y el cuerpo (que la mayoría ya no lleva). Desconcierto, sensación de no encajar.

 

12 años: me visto con ropa de los encantes viejos (me debo de haber cansado de las Spice Girls). Llevo pantalones militares anchos, camisetas con calaveras, mechas de colores… Unas tías chungas me preguntan por qué me visto así y me avisan de que me esperan a la salida para pegarme, varias veces. Nunca están, pero me da miedo y estoy triste.

 

 

Estos son unos cuantos recuerdos nítidos que han salido en cuanto me he propuesto escribir para uno de mis ejercicios de escritura terapéutica. A partir de ahí la lista sigue y hay historias mucho más duras, mucho mayor acoso, muchos más “puta, loca”, mucha más rabia, e incluso, en un momento dado, ya en la adolescencia, yo misma unida al “enemigo”, por miedo, claro.

 

Pero me he centrado en recuerdos de las primeras etapas de desarrollo (y solamente en el ámbito escolar), las más importantes en la formación de la concepción de mí misma, la concepción de cómo es una mujer y cómo debe ser, qué no debe hacer, a qué debe temer, etc.

 

No culpo a nadie en las situaciones anteriores, pues todo lo que relato no es más que las hazañas de un patriarcado sano, bien alimentado y cuidado, bien estructurado. El concepto está claramente inculcado a toda la sociedad. Las niñas y las mujeres han de ser sometidas, ridiculizadas, limitadas, minimizadas.  Tanto por ellos como por nosotras mismas. Y no se te ocurra intentar lo contrario, o pagarás la peor consecuencia: el rechazo, la marginación.

 

Un ejercicio como este, te puede hacer sacar muy malos recuerdos, pero al plasmarlos en papel siempre salen reacciones nuevas, ideas, sanación. En mi caso me he dado cuenta de que todo a lo que me dedico hoy en día tiene que ver con que no se repitan historias que me hicieron daño a mí misma. Que por suerte amor propio y trabajo consciente, soy una persona resuelta, sigo tan sensible como fuerte, tengo amistades de todas las formas, vivo con alegría y mucho amor. Pero toda esa rabia, esa tristeza, ese miedo, no se han desvanecido, siguen ahí, totalmente canalizados y enfocados en ayudar a erradicar cualquier forma de maltrato. Ya sea maltrato infantil, violencia machista, racismo, maltrato animal o el maltrato del sistema capitalista heteropatriarcal hacia todo lo que se menea… Porque todos los maltratos son lo mismo y son una lacra, los recibimos en mayor o menor medida, los ejercemos en mayor o menor medida, y lo peor de todo: los normalizamos.

 

Acabando el ejercicio me ha venido a la memoria una foto en la que salgo de Songoku transformandome en «super guerrer», así que he llamado a Ana Bolena (en la foto, mi hermana) para ver si la encontraba en el baúl de los recuerdos y he tenido suerte. Me la quedo para recordarlo.

 

¿Y tú? ¿Te animas a escribir?

 

¡Gracias por leerme! Me gustaría que me dejaras un comentario: ¿te ha venido algún recuerdo? ¿cómo te sientes al leer algo así? ¿te sientes identificada con algo? ¿te has puesto a la defensiva? ¿relacionas tus recuerdos (positivos o negativos) con tus valores? 

 

….

 

Te invito a suscribirte y hacer mis cursos de escritura terapéutica gratuitos.

 

¡Por último pero not least! Te invito (y te pido por favor) a participar en mi programa de radio, que si la diosa quiere saldrá en Julio, los miércoles a las 20h en Gran Via FM 91.2 Barcelona . Más info aquí.

 

¡Un abrazo!

2 Comments

  • Ylenia

    Que de verdad hay en tus palabras!
    Una de las cosas que más me ha hecho reflexionas en los últimos tiempos es que siempre que hablo con cualquier mujer todas y cuando digo todas es TODAS! , en algún momento de nuestra vida hemos vivido situaciones prácticamente iguales a las que describes. Y para mí eso tiene un claro significado y es que algo se está haciendo muy mal en esta sociedad y por eso solamente hay un camino posible y se llama FEMINISMO!
    Que ganas de oírte en la radio!

  • Paco Cáceres García

    Nadia,
    Hoy he visto en el metro como dos mujeres mayores 60-70 años se dirigian a una chica de 15-17 años que vestia …..»provocativa » otra mala palabra…pues ella seguro no quiere provocar, solo es su manera de expresarse…. de gustarse ….la adolescencia es así, buscas tus limites , buscas …..
    Las abuelitas de marras la han avergonzado y yo me he quedado seco no he podido articular palabra… al final he dicho ella se gusta así….. patética intervención la mia….. la abuelita mas agresiva ha dicho «luego quieren que no las violen» y se han alejado…. soy un hombre y puede que en este sitio vuestro no me corresponda opinar…… que deba ser un espacio solo de mujeres….. pero hoy eran mujeres contra una mujer……profunda tristeza…. muy profundo el cancer patriarcal cuando ocurre esto en pleno siglo XXI …. mujeres milita do en VOX….. el cancer se extiende mas allá de los hombres…… mucho peligro.
    No hablaré mucho en este espacio vuestro, pero quiero escucharos.
    Despues de la radio, viene la tele y luego quien sabe… todito mi apoyo.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *